Línea Lleida - La Pobla de Segur

De Ferropedia, la enciclopedia colaborativa del ferrocarril. Ahora en '''www.ferropedia.es'''

Esta entrada se está construyendo, sin terminar formalmente.



Automotor diesel 593 estacionado en La Pobla de Segur en 2004.

Contenido

Introducción

La línea Lleida - La Pobla de Segur o línea Ca7 une estos dos municipios catalanes desde 1951. La infraestructura es propiedad de FGC, operador ferroviario de la Generalitat de Catalunya desde 2005, aunque las circulaciones son gestionadas por Renfe Operadora dentro de las líneas de Media Distancia de Catalunya hasta el 2010.

El 70% del volumen de usuarios se concentra en el tramo Lleida Pirineus - Balaguer , que se puede considerar de cercanías. El resto del trayecto, que atraviesa el pre-Pirineoilerdense hasta llegar a La Pobla de Segur, tiene un uso más turístico.

Se tarda una hora y cincuenta minutos en recorrer íntegramente el trayecto.

Características técnicas

Estaciones y apeaderos

La línea tiene 17 paradas. Solo en Lleida Pirineus y en Balaguer hay despacho de venta de billetes:

* Son paradas facultativas, por lo cual hay que avisar previamente al personal de a bordo para que el tren se detenga en esta estación.

Parque móvil

Automotores de viajeros en servicio regular (Servicio contratado por FGC a Renfe)

Anteriormente circuló también

Trenes turísticos

La Associació per a la Reconstrucció i Posta en Servei de Material Ferroviari Históric (ARMF) opera, incluyendo los servicios turísticos regulares del tren dels Llacs, circulaciones especiales con este material preservado:

Ocupación

Año Pasajeros
1998 121626
1999 104875
2000 90017
2001 91708
2002 105233
2003 117000
2004 117467
2005* 138544
2006* 204940
2007 244334
2008** 283800


* El tramo Balaguer - La Pobla de Segur permaneció cerrado por obras entre junio de 2005 y junio de 2006.

** Previsión para el 2008.

História

El tramo entre Lleida Pirineus y La Pobla de Segur es solo una sección de una gran línea internacional de 850 km que tenía que unir Baeza con la comuna francesa de Sent Gironç, pasando por Albacete, Utiel, y Teruel. Para el tramo catalán se aprovecharía la línea Lleida - Balaguer (inaugurada el 1 de febrero de 1924 y construida por la Explotación de Ferrocarriles por el Estado y se prolongaría hacia la frontera francesa atravesando los Pirineos por el Port de Salau.

El año 1926, durante el régimen de Primo de Rivera se aprobó el llamado Plan de Ferrocarriles de Urgente Construcción, conocido por Plan Guadalhorce por el ministro que lo impulsó. Este plan preveía la construcción de miles de quilómetros de nuevas líneas que tendrían que mejorar las comunicaciones de Madrid con el resto de la península y Francia. Pero la aparición de la Segunda República Española comportó la suspensión del Plan y la posterior Guerra Civil Española imposibilitó la ejecución de muchas de las grandes obras públicas proyectadas en la época. Por todo eso, de la línea Baeza-Lleida-St. Girons solo se llegó a construir algunos tramos inconexos que no llegaron a entrar en funcionamiento.

Con la instauración de la dictadura franquista se recuperó el Plan Guadalhorce y se reinició la construcción de nuevas líneas ferroviarias por la nueva empresa estatal, RENFE. Así pues, el tren llegaría a Cellers en 1949, a Tremp en 1950 y a La Pobla de Segur el 13 de noviembre de 1951.

El año 1962, por recomendación del Banco Mundial, el estado español decidió detener la construcción de nuevas líneas férreas y concetrarse en la mejora de las ya operativas. Esto supuso que el gobierno paralizara la línea Baeza-Sain Girons; al tramo sur se desaprovechó el tramo entre Baeza y Utiel, prácticamente finalizado, y al norte se descartó la interconexión con Francia a favor de las de Canfranc y Puigcerdà, ya operativas. Consecuentemente, la línea que debería haber atravesado el corazón de los Pirineos moriría en La Pobla de Segur, pese a que ya se había aplanado el terreno para prolongarla hasta Sort.

Locomotora de vapor del tipo Beyer - Garratt, más conocida como "Garrafeta".

Durante la década de los 60 y los 70 España vivió una gran popularización del vehículo privado, que cada vez era más asequible para las economías familiares, junto con la gradual despoblación de zonas rurales como los Pirineos. El transporte por carretera desplazó al ferroviario a un segundo plano, y tanto las inversiones guvernamentales (concentradas en ampliar y mejorar la red de carreteras) como el pasaje de las líneas en activo bajó notablemente.

Entrados los 80, el nuevo gobierno de Felipe González priorizó el ingreso de España a la Comundad Económica Europea. Una de las medidas tomadas para alcanzar el saneamiento económico requerido para acceder a la CEE fue establecer en 1984 un "contrato-programa" con RENFE que comprometeria al ente ferroviario a racionalizar los costos para continuar siendo subvencionada. Una de las cláusulas del contrato ordenaba que al 1 de enero de 1985 deberían cerrarse todas las líneas consideradas "altamente deficitarias"; aquellas que podían generar el 23% de sus costos en concepto de ingresos. Por otro lado, las comunidades autónomas, diputaciones y otros entes locales podrian evitar el cierre de aquellas líneas que transcurrieran por su territorio si se comprometían a sufragar los costos que generaran.

Una de las líneas deficitarias que evitó su cierre gracias al esfuerzo económico de las instituciones catalanas, la Diputació de Lleida y la Generalitat de Catalunya) fue la línea de La Pobla. Des de aquel momento se inició una larga batalla política entre el gobierno catalán y el gobierno estatal para conseguir que se traspasara la línea a ala Generalitat. El principal escollo del govierno socialista de González y posteriormente el Partit Popular de José María Aznar exigían una compensación económica (alrededor de los 1000 millones de pesetas por el traspaso, algo inaceptable para los catalanes puesto que la línea exigía una gran inversión económica debido a su pésimo estado de conservación.

Finalmente, pero, el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero acordó en 2004 el traspaso gratuïto de la línea a la Generalitat, que se hizo efectivo a partir del 1 de enero de 2005. Según las condiciones del acuerdo, el gobierno catalán pasaria a ser propietaria de toda la infraestructura desde el kilómetro 1,927 hasta La Pobla de Segur, y tendría derecho a utilizar la vía desde este mismo quilómetro hasta la estación de Lleida Pirineus y a hacer uso de la misma. Paralelamente, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya y RENFE firmaron un convenio según el cual el ente estatal se hace cargo de gestionar la línea y aportar material móvil ya que la compañía catalana no dispone aún de los trenes propios adecuados.

Prospecto distribuido por FGC a las estaciones de la línea para informar de la interrupción del servicio.

Una de las primeras medidas tomadas por el govern para revitalizar la línea fue renovar la vía desde Balaguer hasta La Pobla de Segur al tratarse del tramo en peor estado de la línea (el tramo Balaguer - Lleida Pirineus ya se renovó en 2002 con material de segunda mano procedente de la línea Barcelona - Puigcerdà - Latour-de-Carol-Enveitg. Las obras, con un presupuesto de 60 millones de euros, se iniciaron en junio del 2005, y se prolongaron durante un año y consiguieron que el trayecto entre la capital ilerdense y el municipio pallarés se hiciera en una hora y cincuenta minutos, aproximadamente diez minutos menos del que se tardaba antes de la remodelación. Mientras se ejecutaban las obras un autobús sustitutorio cubría el trayecto entre la capital de la Noguera, La Pobla de Segur y, como extensnión del servicio, Sort. En el tramo que permaneció abierto se aprovechó la disponibilidad de material móvil para augmentar las frecuencias entre Balaguer y Lleida Pirineus, con buena aceptación entre los usuarios. En 2006 Renfe Operadora sustituyó parte del material móvil que circula por la línea por trenes reformados de las series592.2 y 596, cosa que ha permitido mantener las nuevas frecuencias entre la capital del Segrià y la de la Noguera, aunque entre esta y La Pobla de Segur continúan siendo las mismas; tres al día.

La línea ha visto incrementado considerablemente su número de pasajeros desde que es propiedad de FGC, la cual pretende ofrecer un servicio de cercanías entre Lleida Pirineus y Balaguer y potenciar la vertiente turística del tramo Balaguer - La Pobla de Segur.

Actualidad

Recreación de la estación de Balaguer adaptada al tren-tram.

Se ha adecuado y reabierto al público la estación de Tremp. Se ha instalado un bar en los bajos del edificio de viajeros donde también se expiden los billetes, siguiendo un modelo que ya aplica Renfe Operadora en algunas de sus estaciones de cercanías en Barcelona. Durante los próximos meses también se abrirá un nuevo apeadero en Cellers, una zona de interés turístico.

A partir de abril de 2008 se inició la integración tarifaria en el tramo Lleida Pirineus - Balaguer de la línea, cosa que permite con un mismo billete transbordar gratuitamente entre el tren y los diversos autobuses urbanos e interurbanos que operan en la comarca del Segrià. Para hacerlo efectivo, las estaciones y el personal disponen de aparatos capaces de leer targetas sin contacto, el método de tarificación escogido por la Autoritat Territorial de la Mobilitat de l'Àrea de Lleida.

Entre los planes de futuro de FGC está la adquisición de material móvil para poder gestionar plenamente la línea desde la propia empresa catalana. La elección quedaria supeditada entre la adquisició de trenes-tram (un híbrido entre tren y tranvia que ya opera en Alacant) o trenes convencionales.

La creación de un núcleo ferroviario de cercanías en el área de Lleida, reclamada por las instituciones y grupos políticos locales, debería de suponer un augmento de la frecuencia de los trenes entre la capital del Segrià y Balaguer.

En Balaguer se estudia soterrar las vías y construir una nueva estación subterránea, que daría servicio a los terrenos de la antigua papelera Inpacsa, una de las principales zonas de expansión urbanística de la ciudad. Aún así, si la línea se adapta finalmente a tren-tram la estación se construiria al aire libre.

Ya más a largo plazo se estudia una posible prolongación de la línea, la cual llegaría a Sort y desde allí a Esterri d'Àneu y Francia o hacia La Seu d'Urgell y Andorra.

Enlaces externos

Localización

Cargando mapa...

UNIQ3f191a8d65df34a7-googlemap-00000004-QINU

Herramientas personales