Línea de Málaga a Fuengirola (vía ancha)

De Ferropedia, la enciclopedia colaborativa del ferrocarril. Ahora en '''www.ferropedia.es'''

Contenido

Historia

La conversión de los pequeños pueblos de pescadores de la costa andaluza en grandes complejos turísticos llevó a que la pequeña línea de FEVE, superviviente de los antiguos Ferrocarriles de vía estrecha en la provincia de Málaga que comprendía 20.580 metros desde el empalme de San Andrés, a las afueras de Málaga, hasta Fuengirola, dejara de ser un mero ramal comarcal y se saturara de tráfico. Como los automotores Billard eran insuficientes para prestar el servicio, a veces se recurría a soluciones improvisadas, como la de llevar a Málaga un coche remolque de automotor eléctrico Naval, que era remolcado por una locomotora Diesel de la marca Ferrotrade. Ante esta circunstancia, el ministro de Obras Públicas Federico Silva Muñoz aprovechó una visita oficial a Málaga en 1970, -en una de las últimas ocasiones en las que una alta autoridad del Estado utilizó el coche salón SS-1, que fue enganchado al expreso Costa del Sol- para presentar un proyecto eleborado por su departamento para la modernización de la línea, que consistía en su electrificación a 1500 voltios, en la supresión de cruces a nivel con las calles y carreteras cercanas, y en la duplicación de la vía entre Málaga y Torremolinos.

En agosto de 1971. fue clausurada la línea para iniciar las obras, pero pronto se abandonó la idea de mantener el ancho métrico, así como la idea de construir un ramal desde la línea al Aeropuerto de Málaga. En 1972, estaban iniciadas las obras de reforma en casi todo el recorrido, pero ya pensadas para ser utilizadas por RENFE, por lo que el origen de la línea dejó de estar en la vieja estación del puerto y se buscó, en la estación de mercancías de Los Prados, el empalme con la vía de ancho ibérico de Córdoba a Málaga. En vez de tenderse un ramal al Aeropuerto, se hizo pasar la línea general de Fuengirola por sus inmediaciones, y se abandonó también la idea de la vía doble hasta Torremolinos, lo que limitó bastante la capacidad de la línea en los años sucesivos.

A finales de 1974, se hicieron las pruebas oficiales de la línea, con dos locomotoras diésel, recién estrenadas, de la serie 333, y una Locomotora eléctrica de la serie 7600 (276) de Alsthom, que remolcaron diversas composiciones para comprobar la resistencia de los puentes y el funcionamiento de la nueva electrificación. Como todavía estaba por hacerse la electrificación de Córdoba a Málaga, los trenes destinados a prestar servicio comercial en la nueva línea, unidades Renfe Serie 440, tenían que ser traídas desde Sevilla remolcadas por locomotoras diésel de la serie 2100. Para compensar la no instalación de la vía doble, se instaló entre Málaga y Fuengirola un sistema de CTC que, coordinando hábilmente los cruces en los numerosos apartaderos intermedios, permitía un servicio de un tren cada media hora en cada sentido, pero con la longitud de gran parte de las estaciones limitada a los tres coches de las unidades 440. La estación de Fuengirola se hizo con dimensiones mayores a las del resto, al instalarse en Los Prados un triángulo para la circulación de trenes directos de largo recorrido entre Córdoba y Fuengirola.

Entre Los Prados y Málaga discurrieron, desde 1975 hasta el reciente soterramiento de ese tramo, tres vías: la general de Córdoba, la general de Fuengirola y una de servicio, situada entre ambas, demominada popularmente La Paralela, para el movimiento de trenes de material vacío y de servicio entre el centro de la ciudad y las instalaciones de Los Prados, donde existen talleres, descargaderos de mercancías y otras dependencias de RENFE.

El nuevo suburbano se abrió, en julio de 1975, entre Fuengirola y una estación subterránea situada bajo el patio de la estación de Málaga, la gran terminal de la línea de Córdoba, estando comunicada con el vestíbulo del edificio de viajeros por medio de una escalera de bajada. El 10 de julio de 1976, se abrió una prolongación de 1 kilómetro hacia el centro de la ciudad, hacia el apeadero de Málaga - Guadalmedina (posteriormente rebautizado Málaga Centro Alameda). Esta prolongación era de vía única y el apeadero se puede considerar un mero culatón de la estación de Málaga, pues en él no había más vía que la general. El apeadero se halla bajo el nivel del mar y a pocos metros del río Guadalmedina, contando incluso con un pasillo peatonal bajo el cauce para acercar, aún más, el ferrocarril al centro de la ciudad. Esta peculiar localización topográfica ha causado que a menudo el tramo urbano de Málaga se haya inundado y los trenes hayan tenido que salir de la estación de superficie de Largo Recorrido.

El 26 de junio de 1987, se empezó a sacar utilidad práctica al triángulo de Los Prados, pues circularon por primera vez trenes directos entre la línea de Córdoba y la de Fuengirola. Los trenes empleados fueron unidades de la serie 440 para el servicio Córdoba - Fuengirola y electrotrenes de la serie 444 para el Madrid - Fuengirola. Los electrotrenes circularon toda la temporada de verano de 1987, y las unidades de Córdoba, los sábados y domingos. Al poco tiempo se abandonó este servicio ante la necesidad de ampliar las instalaciones de mercancías de Los Prados, donde se construyó una playa de clasificación que dejó sin uso el enlace. Sin embargo ha seguido habiendo trenes de largo recorrido en Fuengirola, pero con retroceso, como los Talgo 200, parte de los cuales proseguían su recorrido desde Madrid en los meses de verano y cambiaban su locomotora (una eléctrica 269) de extremo en la estación de superficie de Málaga para llegar a los andenes subterráneos de Fuengirola. Para simplificar las maniobras, incluso llegaron a circular entre Málaga y Fuengirola, Talgos con una locomotora en cabeza y otra en cola, aunque la reciente terminación, en 2007, de la LAV Córdoba - Málaga, ha vuelto a dejar a la línea como exclusiva de tráfico de Cercanías, al desaparecer los Talgos.

En la actualidad la línea de Fuengirola está siendo sometido a una segunda reconstrucción, que le dotará de tramos intermedios de vía doble en gran parte de su recorrido, así como de un nuevo túnel que mejorará los accesos al aeropuerto de Málaga. La Junta de Andalucía, por su parte, realizará trabajos para la prolongación del ferrocarril hacia Estepona y Manilva, en una primera fase, y hacia la provincia de Cádiz, a más largo plazo, con lo que se hará realidad el viejo sueño de la compañía de Málaga a Algeciras y Cádiz. Cuando este proyecto se culmine, quedará por ver si los nuevos tramos al oeste de Fuengirola se explotarán de manera independiente por los nuevos Ferrocarriles Andaluces, si estos absorben la actual línea de Adif o si se establece algún tipo de operación compartida.

Enlaces internos

Enlaces externos

Fuentes

  • CANO LÓPEZ, Miguel. Vía Libre, núm. 108 (diciembre de 1972) pág. 13.
  • FERNÁNDEZ SANZ, Fernando. Vía Libre, núm. 75 (marzo de 1970) páginas 20-22.
  • WISEMAN, Jeremy. Fotografía de remolque de automotor Naval en su libro Trenes y tranvías en el sur de España, Ediciones TREA, Gijón, 2008. página 65.
Herramientas personales